Según el reciente informe “Situación de las pymes españolas que venden online en 2015” publicado por eBay (plataforma líder de comercio electrónico en España), y en el que han participado los gerentes de 1.235 pequeñas y medianas empresas españolas, el 19,5% de las pymes españolas (es decir, sólo dos de cada diez) vende sus productos a través de internet, pese a que la inmensa mayoría de los encuestados (el 89,8%) considera fundamental para su empresa dar el salto al mundo online en los próximos 12 meses o antes.

En un mundo que, a título personal, nos es imposible concebir sin la presencia de internet en multitud de aspectos de nuestra vida cotidiana, no deja de ser cuando menos sorprendente cómo las empresas españolas, y especialmente las pymes, se mantienen en gran parte ajenas a este fenómeno en lo que tiene que ver con su propio modelo de negocio y la forma de ejecutarlo. Es decir, con su “forma de ser” en el mercado.

Hablando de estos temas con el responsable de una de ellas (concretamente un bufete de abogados), nos comentaba lo siguiente: “pero a ver, si yo ya tengo mi propio dominio y página web, ¿qué más me puede aportar internet? Y si además no vendo productos que pueda enviar, sino servicios, una tienda online tampoco me aportaría gran cosa”

Según el estudio de eBay, el 57,3% de las pequeñas y medianas empresas españolas afirma tener página web propia, y el 38,6% está presente en alguna red social; datos no tan malos, sobre todo considerando que el ritmo al crecen esos indicadores es, afortunadamente, muy rápido.

Pero retomando el comentario al que antes hacíamos referencia, internet no consiste sólo en registrar un dominio propio y abrir tu página web. Ni siquiera en vender en internet a través de una tienda de comercio electrónico (tuya o compartida, como la de eBay), por más que sólo 2 de cada 10 pymes españolas lo hagan. Limitar nuestra comprensión de internet únicamente a algo que permite mejorar la imagen de compañía en la red, ofrecer información o realizar transacciones en ella, con ser en sí enormemente disruptivo a día de hoy a la luz de este informe, es sencillamente no comprender en profundidad todas las posibilidades que internet y la tecnología ofrecen hoy a una pyme.

Sólo a título ilustrativo, dejamos planteadas al lector algunas de las interrogantes con las que retamos a menudo a nuestros clientes en ESSENZIAL, y que ilustran la multitud de posibilidades que internet puede llegar a ofrecer a pymes de cualquier tamaño y sector:

  • ¿Has pensado en montar una sala de prensa virtual a través de la que dirigirte a tu mercado, p.e. para presentar tus novedades?
  • ¿Y publicar tu catálogo y precios en un “escaparate” virtual con audio y video?
  • Aunque tu negocio no se dirija al consumidor final (B2C), ¿por qué no capturar los pedidos de tus distribuidores y comerciales en tiempo real, y permitir además que realicen por sí  mismos su seguimiento?
  • ¿Qué tal facilitar que tus clientes pidan ofertas y presupuestos online, o soliciten asistencia técnica?
  • ¿Has pensado alguna vez en implantar un sistema de gestión online de las reservas de tus productos o servicios, incluyendo listas de espera y anticipos?
  • ¿Y montar un sistema de fidelización con puntos canjeables en función del consumo, y disponibles en tu “portal del cliente”? Portal que además podría gestionar toda la comunicación con tus clientes, incluyendo el acceso online a sus facturas, pedidos, contratos, …
  • ¿Supondría un factor diferencial implantar un módulo online de atención al cliente para resolver sus dudas, casos, incidencias o sugerencias?.
  • ¿Te gustaría formar (o incluso certificar) a tus distribuidores a través de aulas virtuales, de una forma efectiva y a un coste mínimo? ¿Y guiar a tus clientes en el uso de tus productos o servicios, estén donde estén?

En definitiva, creemos que hay un largo camino por recorrer para nuestras pymes españolas en la comprensión de cómo la tecnología digital e internet pueden expandir sus negocios, cuando no directamente reinventarlos.

Y forma parte de nuestro ADN en ESSENZIAL asfaltar ese camino para que sea lo más rápido y efectivo posible.

Deja un comentario